Mi vida, vida mía.
Me contaron que cuando era pequeña estaba hecha de torpeza, creci y me compuse de enseñanzas

 

Las mujeres que aman demasiado.

mymomentisnow:

Hay un viejo chiste acerca de un miope que ha perdido sus llaves a altas horas de la noche y las está buscando a la luz de un farol callejero. Otra persona llega y se ofrece a ayudarle a buscarlas, pero le pregunta: “¿Está seguro de que las perdió aquí? “. El hombre responde: “No, pero aquí hay luz”.

No he podido estar con nadie más por esa absurda idea de serte fiel, y es que todavía hay una parte de mi que se cree tuya, amor.

Si de pertenencias hablamos, KM2 (via m2karina)